FSM: “Ataque frontal a los sindicatos burocráticos, conformistas y pro patronales”


Estimados amigos y camaradas,

Con placer les saludo en este Coloquio Internacional convocado por la FNIC y la FSM. Es la primera iniciativa acogida por la FNIC, a partir de su afiliación a la gran familia clasista de la Federación Sindical Mundial, y queda claro que es un evento muy exitoso. El interés a participar en este evento fue muy grande y pedimos su comprensión por las limitaciones que hemos tenido que poner en la participación.

FNIC es una gran organización con acción importante en la defensa de los derechos de los trabajadores de la industria química y en los lugares de trabajo en Francia, un país con importancia – clave en el sistema imperialista.

Camaradas de la FNIC, somos orgullosos y os damos la bienvenida – desde esta tribuna también – a la gran familia de la FSM. Su afiliación a las filas de la FSM da más fuerza al rol del movimiento sindical clasista en Europa. En Europa, donde la FSM esta dando pasos sólidos de fortalecimiento, afilia nuevos miembros de carácter militante y tiene presencia y discurso perceptibles en todos los temas que tienen que ver con los trabajadores. Al mismo tiempo, su afiliación a la FSM da fuerza, esperanza y perspectiva a la clase obrera de Francia y fortalece su papel en el movimiento sindical internacional. Da nuevas oportunidades de fortalecimiento del sindicalismo de lucha en Europa. Nuevas oportunidades de luchas contra el reformismo sindical en Francia, Europa y el mundo.

No hay mejor lugar para esta conferencia que París, la ciudad donde fue fundada la FSM el 3 de octubre 1945. Especialmente, en este año, año de conmemoración del 70 aniversario de la FSM con eventos en todo el mundo. Es una oportunidad de recordar los fuertes lazos de la FSM con los trabajadores franceses, quienes han realizado las décadas pasadas importantes luchas que fueron una contribución a la lucha internacional por la conquista de los derechos laborales que conocemos hoy.

Por más que el reformismo y el eurocomunismo en las cúpulas hayan intentado de poner obstáculos insuperables entre la FSM y los sindicatos franceses, es evidente que han fracasado. La necesidad de lucha común con características clasistas, militantes, internacionalistas contra los monopolios, contra el imperialismo, inevitablemente nos vuelve a hacer acercarnos.

El tema que hoy estamos tratando es de especial importancia. La industria petroquímica es una relativamente nueva industria, principalmente desarrollada a partir del II Guerra Mundial. Los acontecimientos en ella tienen impacto al conjunto de la vida de la población. Empezando del petróleo crudo y el gas natural, los productos petroquímicos terminar siendo necesarios en una amplia gama de productos (de electrodomésticos a medicamentos, tecnología, construcción, ropa, llantas, caucho, etc.)

En el complejo tema de la economía del petróleo y del gas natural, pero también de la industria petroquímica, son tres las cuestiones básicas donde queremos centrarnos como Federación Sindical Mundial y con mucho interés quedamos en la espera de las intervenciones, experiencias, preocupaciones de todas las delegaciones. Entonces, queremos centrarnos a:

Primero, la cuestión de las competencias entre los centros imperialistas por el mayor control de las fuentes naturales, en nombre de los grupos monopólicos de sus países. Las competencias son despiadadas, bárbaras y no terminan, incluso si su dominio requiera el masacre de pueblos enteros, instigación de guerras civiles (con pretexto conflictos religiosos, raciales, nacionalistas u otros), instigación, financiamiento y formación de grupos terroristas y degradación y dependencia de economías de países con abundancia de recursos naturales. Así, vimos la sangrienta apertura de las rutas de energía en Ucrania, Libia, Mali, Siria, pero también, las competencias para las conducciones de energía y descubrimiento de nuevos yacimientos. Las guerras civiles, las guerras locales y regionales son un peligro para los pueblos.

El movimiento sindical clasista y la FSM, continuando su solidaridad internacionalista, tiene el deber de seguir revelando las verdaderas causas de las guerras, los conflictos, de tener claras posiciones antiimperialistas y expresas en la práctica sus solidaridad internacionalista por su fin.

Además, la FSM defiende la posición que los recursos naturales sean propiedad de los pueblos y no de las empresas transnacionales.

Segundo, observamos un juego complejo basado en el precio de los productos petroquímicos. Un escenario que tiene que ver con la calidad de vida de los trabajadores a nivel internacional. La formación de los precios, no es definida en ningún caso teniendo en cuenta las necesidades de la población o el mejoramiento de sus condiciones de vida, ni – por último – por la oferta y demanda, pero por un conjunto de factores que tienen que ver con competencias, embargos y bloqueos impuestos por los mecanismos imperialistas, e.g. contra Irán o con la disminución ajustada de la producción con el fin de manipular los precios, como vimos en el caso contra Venezuela, contra Rusia etc.

La posición de la FSM – tal como expuesta en una Conferencia Sindical de la FSM en la sede de la Unión Europea y ante las Naciones Unidas en el marco de la 104a Conferencia de la OIT – es que los embargos, sanciones y bloqueos, (como en los casos de Cuba, Venezuela, Rusia, Irán, Siria, etc.) ante todo dañan a los trabajadores y los sectores populares y tienen que ser suspendidos. Luchamos contra los embargos, las discriminaciones y los bloqueos.

Tercera, la FSM está especialmente interesada en el impacto que tienen estos acontecimientos a los trabajadores de la energía y productos petroquímicos. Con este coloquio, acogido bajo las mejores condiciones poe la FNICCGT, vamos a conversar con detalles, representantes de diferentes países de todos los continentes, vamos a intercambiar experiencia y vamos a organizar mejor nuestra coordinación y nuestra acción común.

De este debate no podemos omitir los últimos acontecimientos, formados por los resultados de la crisis capitalista internacional, el aumento de la pobreza y deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores por las medidas reaccionarias de los gobiernos, de la Unión Europea y del FSMI. Por ejemplo, esta realidad ha disminuido la demanda de productos y de la energía, por causa de los recortes drásticos en el presupuesto de las familias. Junto a la utilización de los yacimientos de esquistos en los EEUU, ha tenido como resultado el cierre de las refinerías en Francia, hecho que mandó a miles de trabajadores al desempleo.

Miles de trabajadores sufren incidentes relacionados con el trabajo – muchas veces fatales – todos los años en la industria de perforación de petróleo y refinación, que incluyen algunos de los lugares de trabajo más peligrosos del mundo. Recientemente, en mi país – Grecia, los trabajadores de Ellinika Petrelea (HELPE) sufrieron un de los incidentes industriales más trágicos, occurido debido a la falta de medidas de seguridad y 4 trabajadores perdieron la vida. Casi al mismo tiempo, en México, en el sur de la bahía de Campeche un incidente en una plataforma petrolera dejó dos trabajadores muertos. Las políticas de las empresas petroleras y la falta de medidas de seguridad y salud dañan a los trabajadores del petróleo en todo el mundo.

Al mismo tiempo, las industrias químicas son notorias por enfermedades ocupacionales, donde los trabajadores – incluso los trabajadores trabajando pocos años en la industria – pueden sufrir de asma, varios tipos de cáncer y otras enfermedades causadas por las condiciones de trabajo en estas industrias. La mayoría de estas enfermedades y problemas de salud podrían haberse evitado, si fueran tomadas las medidas de salud y seguridad necesarias.

En las industrias del caucho, además de los obvios problemas de seguridad en el trabajo, debemos subrayar y hacer públicas las políticas crueles e inhumanos de las empresas transnacionales de goma. Como todos sabemos, goma proviene de plantaciones en África, Asia, América Latina. Empresas transnacionales de caucho tienen una larga historia de esclavitud, explotación, financiación de las guerras civiles y otros crímenes atroces contra los pueblos de esas regiones. Hasta el día de hoy, las empresas transnacionales de caucho controlan gobiernos de países enteros en que operan, siendo un “estado – dentro del Estado”, en la medida en que incluso el trabajo infantil está permitido para ellos!

Balance de la revista norteamericana FirstWordPharma menciona que el periodo 2008-2013 la 11 más grandes empresas farmacéuticas hicieron 143,000 despidos. Ahí veremos Astra con 27.733 despidos, Merck con 46.140, Pfizer con 16,517 y Glaxo con 9000.

Osea en el Siglo XXI, las ganancias son enormes y los trabajadores no tienen trabajo. En el siglo XXI, las materias primas son abundantes y los trabajadores tienen hambre y frío. En el siglo XXI los pueblos no tienen razón por la que discutir, pero las guerras están aumentando. La FSM y el movimiento sindical clasista están en contra de esta situación absurda, justificada por las leyes de la economía del capitalismo. Hacemos un llamado amplio a todas las fuerzas sindicales por una lucha común antiimperialista, internacionalista, por la protección y la reivindicación de los derechos de los trabajadores, independientemente de diferencias ideológicas, de raza, de religion u otras.

¿QUÉ SINDICATOS Y QUÉ LÍDERES SINDICALES NECESITA HOY EL MOVIMIENTO SINDICAL?

En este marco y bajo estas complicadas condiciones, la pregunta “¿qué sindicatos y qué líderes sindicales necesita hoy la clase obrera” es básica y actual.

Vemos a sindicatos a nivel nacional, sectorial e internacional, conformistas, burocráticos, colaboradores de gobiernos, colaboradores de las transnacionales, colaboradores del FMI y los imperialistas.

Por ejemplo, vemos a la CSI apoyando a guerras imperialistas in Libia, Siria, Líbano, apoyando la política de los gobiernos de Israel contra el heroico pueblo palestino, apoyando a las calumnias de los imperialistas contra Venezuela. ¿Qué tipo de sindicato puede ser un sindicato que apoya a las intervenciones imperialistas?

Vemos a sindicalistas burócratas, arribistas, corruptos que viven como si fueran capitalistas, que viven a costa de los trabajadores.

Estos fenómenos negativos, ahuyentan los trabajadores simples, honestos de los sindicatos. Todos estos fenómenos negativos no ayudan a los sindicatos acercarse a los jóvenes, los desempleados, los refugiados políticos, los inmigrantes económicos.

Tenemos el deber de resistir contra estos fenómenos. Luchar contra la corrupción, la conciliación de clase, contra el reformismo y el desarme de los sindicatos.

Como FSM os convocamos a iniciar una guerra contra el reformismo, a unir a todos los trabajadores, en la base de sus intereses de clase, a reconstruir el movimiento sindical de lucha. A unir a los trabajadores, la juventud, las mujeres trabajadoras, los inmigrantes y refugiados en la lucha común por la mejora de nuestros derechos laborales, salariales y de seguridad social. Unir a la gente común contra la barbarie capitalista.

Como FSM luchamos contra la privatización de estratégicos sectores de la economía de cada país, por un sistema público de producción y distribución de energía, por servicios baratos, accesibles a toda la población, por reglas que limitan el uso de carcinogenas sustancias químicas. Al mismo tiempo, luchamos por el respeto a la negociación colectiva, a los derechos laborales y sociales de los trabajadores del sector, contra la desregulación de las condiciones de trabajo (tercerización, aumento de edad de jubilación, intensificación del trabajo etc), por modernas y completas medidas de seguridad y salud laboral.

Fortalecemos la solidaridad internacionalista, la coordinación, la presión a los monopolios que puede ejercer el movimiento sindical clasista internacional para los temas que tienen que ver con las necesidades modernas de los trabajadores. Fortalecemos nuestra alianza con los demás sectores populares que sufren impactados por esta política: los pobres campesinos, los cuentapropistas y abrimos el camino para la acumulación de fuerzas que impondrán un mundo sin explotación capitalista y barbarie imperialista, osea la sociedad que podrá ofrecer soluciones substanciales y de largo plazo a todos los complejos e importantes problemas.

Entonces, hoy continuamos de una mejor posición, con experiencia acumulada por nuestros 70años de lucha. Con más internacionalismo, con mayores luchas, con determinación.

Camaradas, honramos las luchas del pasado, organizando las luchas más fuertes del futuro. Para entregarle a la nueva generación un movimiento sindical moderno, democrático, internacionalista, clasista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>