“Es una bofetada de realidad”


La comparecencia de la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social, UNDECA, ante la Comisión Permanente Especial de la Mujer de la Asamblea Legislativa, este martes 12 de enero en horas de la mañana, puso “los puntos sobre las íes” cuando se refirió al tema del cáncer de mama en Costa Rica.

Luis Chavarría Vega, secretario general y Martha Rodríguez González, secretaria general adjunta, asistieron a la audiencia con el fin de presentar un estudio del sindicato con respecto a la problemática que aqueja a miles de mujeres en todo el país, el cáncer de mama.

“Es una bofetada de realidad, la que hemos recibido el día de hoy”, dijo la diputada del PAC, Carmen Muñoz, y agregó que “todo el lindo panorama que nos pintaron las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social, CCSS, tal parece que no es así y los datos e información que no entrega UNDECA nos pone ante un decepcionante panorama sobre la problemática del cáncer de mama en nuestro país”.

En una minuciosa investigación, realizada por UNDECA, se demuestra que el panorama de acciones para combatir el flagelo del cáncer de mama, por parte del Gobierno es “nada más que retórica política y la información que emana de las autoridades de la CCSS no permite saber a ciencia cierta los alcances de la inoperancia administrativa en este tema, también”, recalcaron los dirigentes sindicales de UNDECA.

“El cáncer es un grave problema de salud pública, que amenaza en convertirse en la primera causa de muerte en Costa Rica. Pese a que esta realidad es conocida desde hace años, tanto que se pretendió crear un Instituto que se dedicará a atender ésta patología (1998), se creó una Dirección del Cáncer en la CCSS en el 2000; dirección que se eliminó en el 2005, sin resultados concretos.”, dijo Martha Rodríguez y agregó que “en el 2009 se trasladan los recursos del Instituto Costarricense contra el Cáncer (ICCC), a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y en ese mismo año, la Junta Directiva de la institución aseguradora declaró de interés y prioridad institucional la prevención, detección temprana y atención oportuna del cáncer, con la finalidad de fortalecer la red oncológica nacional. Para desdicha de muchas mujeres, esta declaración no ha sido más que una declaración retórica y política.”.

Según un informa de la Contraloría General de la República el Plan Nacional de Desarrollo del Gobierno de 2006-2010, la “estrategia” era desarrollar políticas, con respecto al cáncer con metas por cumplir del 70%, pese a ello el Ministerio de Salud ni siquiera tomó en cuenta el tema del cáncer en su “plan estratégico 2008-2010”, lo que demuestra que el tema es “panfletario y solo es papel en una gaveta del algún escritorio de esa institución”.

No hay falta de recursos

Para UNDECA que cualquiera podría considerar que la falta de recursos económicos podría ser el pretexto para no combatir este flagelo que perjudica a miles de mujeres, pero lo cierto es que no es así.

Tanto Martha Rodríguez como Luis Chavarría coincidieron en que dinero hay, “esto no es congruente con el informe de gestión de los recursos trasladados del Instituto Costarricense contra el cáncer, ICCC, que señala que al 31 diciembre de 2010, de los ¢38,616,6 millones girados la CCSS, solo ejecutó ¢1,802,1 millones (4,66%). Esta sub-ejecución es una explicación que nos deben las autoridades de la CCSS.”

Como si lo anterior no fuera poco, el Informe de Evaluación de la Radioterapia Oncológica en Costa Rica, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en referencia al Plan Nacional para el Control del Cáncer 2007-20016, señala: “_Es de destacar que el programa de cribado de cáncer de cérvix alcanza aproximadamente un 30% de la población objetivo, mientras que el programa de cribado de cáncer de mama no ha comenzado a realizarse.”_

Fragilidad de la Red de servicios CCSS

Aunque la CCSS señala que tiene una Red para la atención del cáncer, distribuida en todo el país, el mismo informe puntualiza que no hay articulación entre el Nivel central, las Direcciones Regionales y las Áreas de Salud.

Rodríguez señala que “lo más lamentable es que no cuente con un proceso sencillo y ágil para asegurar una referencia fluida de los pacientes con cáncer en la red. Solo conseguir una orden para la mamografía exige un burocrático protocolo que obstaculiza su acceso, que implica que muchas mujeres puedan estar sufriendo el flagelo del cáncer de mama, por las dificultades que afronta dentro de esa red de servicios.”

Para ilustrar esta dramática realidad, UNDECA presentó una serie de ejemplos constatables y que cuentan con la documentación pertinente para probarlo.

1. Hospital de Ciudad Nelly: en atención a consulta de UNDECA, en la Región Brunca, el Hospital de Ciudad Nelly certifica, mediante oficio del 28 de marzo de 2012:
“(…) le informo que desde agosto del 2009 el mamógrafo de nuestro hospital se encuentra fuera de servicio, por tal razón las referencias que se habían recibido hasta ese entonces fueron devueltas “ y agregan “(…) por tanto no contamos con lista de espera para realizarse mamografía porque no se les otorga cita, con respecto a las referencias de otros centros (Coto Brus, Golfito y Osa) las solicitudes para mamografía de los EBAIS Corredor Centro, Corredor Sur, Corredor Norte y Fincas el médico, se las da al paciente y este viene a la ventanilla a sacar cita, se les devuelve porque no se están concediendo.” (negrita y subrayado no es del original)

Datos como los consignados ponen en duda la veracidad de las listas de espera y nos pueden hacer pensar que las listas son encubiertas o disimuladas mediante subterfugios administrativos.

2. Hospital Dr. Tomás Casas: en la misma región Brunca, el Hospital Dr. Tomás Casas del cantón de Osa, mediante oficio del 2 de mayo de 2012 dirigido a nuestra Organización, indica que tenía referencias en espera de trámite desde del 2008 al 2012 y Golfito manifiesta que tiene en espera desde el año 2007. Como se observa en la gráfica si son mujeres que tenían algún signo o síntoma, con referencia desde el 2007 o 2008, la espera sería fatal.

Lo anterior son solo dos ejemplos de la realidad prevaleciente, que se maquilla estadísticamente con cifras que están muy lejos de la verdad.

A esto habría que agregar la inequidad en el acceso a mamografías entre las mujeres del área metropolitana y las de las regiones, la contradicción entre el interés público y la compra de servicios privados más costosos y que no cumplen con el Plan Nacional para la atención del cáncer y que la misma defensoría de los Habitantes señaló sobre la compra de servicios a terceros: “La CCSS no tiene una contabilidad de costos que permita conocer el costo de cada servicio y menos aún, hacer una buena proyección de las metas propuestas. La ausencia de una contabilidad de costos aplicada a la totalidad de la Institución impide medir costos por procedimiento, lo cual podría revelar ineficiencias, desperdicios, y por qué no, corrupción…”

Finalmente Luis Chavarría señaló que “las autoridades de la Caja, hablamos de la Junta Directiva de la CCSS, no ha abierto el espacio de discusión NACIONAL sobre este tema, toman decisiones incongruentes y que decisiones importantes se quedan en el papel”, agregó que este tema lo ponen sobre la mesa de la Comisión Legislativa como también lo harán ante la Defensoría de los Habitantes. En cuanto al Instituto Nacional de la Mujer, INAMU, “creemos que debería manifestarse, hacerse sentir, decir algo al menos, estamos hablando de la vida de miles de miles de mujeres, solo en el 2011 fallecieron 226, “ y no es solo estadística, no son números fríos, son 226 familias que perdieron una hija, una madre, una esposa”

Adjunto pueden leer el informe que presento UNDECA ante la Comisión Legislativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>