INTERNACIONALES: Paliza de democracia en Bolivia

El presidente boliviano fue reelecto por segunda vez consecutiva, según una encuesta a boca de urna de la firma Mori, publicada esta noche por el diario El Deber, de Santa Cruz de la Sierra.

De acuerdo con ese sondeo, el mandatario ganó en ocho de los nueve departamentos y se aseguró al menos 25 senadores y 86 diputados, lo que lo acerca al control de dos tercios de ambas cámaras.

Su inmediato perseguidor, Samuel Doria Molina, habría recabado el 24 por ciento de votos, según los sondeos a pie de urna. En tanto, el ex presidente Jorge “Tuto” Quiroga, consiguió un 9,6% de las preferencias.

Si bien los presidentes en Bolivia solo pueden acumular dos mandatos consecutivos, Evo Morales ha podido presentarse por tercera vez,ya que el Tribunal Constitucional estima que su primera legislatura tuvo lugar antes de la refundación del país en 2009 y, por lo tanto, no cuenta.

En 2005 Evo Morales consiguió más del 50% de los votos y en 2009 se alzó con más del 60%. Más de 5 millones de bolivianos fueron convocados a las urnas y no solo en Bolivia, ya que, por primera vez, los bolivianos residentes en 33 países han podido ejercer su derecho al voto.

Miles de personas de reunieron hoy para vitorear al presidente. La Plaza Murillo, centro del poder político boliviano, porque en ella se encuentra el Palacio Quemado, la Asamblea Legislativa y la Cancillería, se llenó de personas, que vitorearon al mandatario.

¿Hasta cuándo seguir sometidos al imperio norteamericano?

El mandatario, emocionado, dio vivas a todos los departamentos bolivianos, entre el júbilo de la gente, que portaba banderas azules y blancas, los colores del Movimiento Al Socialismo (MAS).

“Quiero decirles, después de escuchar el informe de los resultados de estas elecciones, a nombre personal y del hermano vicepresidente y de quienes luchamos por la liberación, que agradecemos por este gran apoyo”.

“Muchas gracias, hermanos y hermanas, por este nuevo triunfo del pueblo boliviano. En todos los departamentos hemos crecido y en ocho departamentos oficialmente hemos ganado. Todavía puede haber una sorpresa en un departamento (en el Beni). La pelea es bota a bota”, destacó.

También recordó que “hay un sentimiento de liberación de nuestros pueblos. ¿Hasta cuándo seguir sometidos al imperio norteamericano y al capitalismo. Este triunfo es de los antiimperialistas y los anticapitalistas es del pueblo boliviano”.

Al mismo tiempo, consideró que “ha sido importante buscar la integración y la unidad del pueblo boliviano. Otra vez se ha ratificado que en Bolivia no hay Media Luna, sino Luna Llena”, en referencia a quienes querían desmembrar el país.

“Nuevamente, con más del 60 por ciento, gana la nacionalización”, dijo emocionado, en tanto la gente coreaba su nombre.

“El esfuerzo de ustedes, de los compañeros y dirigentes de base, y el compromiso de los dirigentes nacionales, de Conalcam (Confederación Nacional para el Cambio) y la Central Obrera Boliviana, de los ministros, las instituciones, no ha sido en vano”, insistió.

“Quiero decir al pueblo paceño y al pueblo boliviano que hay que pensar siempre en lo grande y en lo pequeño. Cuando hablamos del satélite, algunos decían que eso era para Estados Unidos y Europa. Y ahora tenemos satélite”, recalcó.

También destacó que “cuando decíamos que queríamos energía atómica con fines pacíficos, decían que era para países desarrollados y lo haremos, vamos a pensar en lo grande. Y seremos el centro energético de Suramérica.”

Estoy sorprendido y esta clase de resultados nos comprometen mucho más para seguir luchando por el pueblo boliviano.

En estas elecciones ha ganado la solidaridad, la unidad y la soberanía del pueblo boliviano y este triunfo queda dedicado a todos los pueblos de América Latina y el mundo que luchan contra el capitalismo y el imperialismo.

“Este triunfo es dedicado a Fidel Castro y a Hugo Chávez, que en paz descanse”, finalizó.

TELAM / NOVOSTI / PL
_______________________________________________

Evo, un indígena que cambió la historia de Latinoamérica

ANDES – La eventual reelección este domingo de Evo Morales significará un hito para el continente ya que, además de haber sido el primer indígena en alcanzar el puesto de presidente en Bolivia y en Latinoamérica, habría prolongado su estancia en el poder por tercera ocasión consecutiva con el respaldo de las mayorías.

Morales, quien cambió la historia regional, se vislumbra como el candidato favorito en las elecciones para la primera magistratura, cargo al que aspiran también otros cuatro aspirantes.

En 2006 inició un mandato al frente de la República, que no terminó porque se cambió la constitución en 2009. Ese mismo año se convocaron elecciones para el Estado Plurinacional y resultó electo con posibilidades para una reelección.

El miércoles pasado, el representante en las urnas por el Movimiento Al Socialismo (MAS) cerró su campaña y apenas tres días después, el sábado, en vísperas de los comicios, se difundió en Twitter un mensaje apócrifo sobre un supuesto atentado en su contra, lo cual él lamentó y dijo que se trataba de una maniobra de la oposición.

En su caso, ya tiene a su favor las políticas públicas para mejorar los estándares de vida de sus conciudadanos y de la recuperación de los recursos naturales y de empresas clave para el desarrollo de la nación boliviana, y de la inédita medida de reducir su propio sueldo.

El reto de este indio aymara será superar lo conseguido en tres votaciones anteriores, en las cuales siempre sobrepasó el 50 por ciento de los sufragios.

Los últimos tres sondeos de las empresas Estudios Mori, Tal Cual e Ipsos, dan a Morales ganador con comodidad en primera vuelta, con cifras que se acercan en algunos casos al 60 por ciento de la intención de votos y en otras rondan el 55.

En todas aventaja en más de 40 puntos al candidato de Unidad Demócrata, el empresario cementero y otrora ministro de Planeamiento, Samuel Doria Medina, quien en los últimos días se dedicó, sobre todo, a atacar al tercero en los sondeos, el expresidente Jorge Tuto Quiroga, del Partido Demócrata Cristiano.

En 2005, cuando resultó electo presidente de la República, Morales alcanzó el 53,74 por ciento de los votos, cifras inferiores a lo que le otorgan para las próximas elecciones la totalidad de la encuestas.

En 2009, al ganar los comicios para encabezar el Estado Plurinacional, luego de aprobarse la Nueva Constitución Política del Estado, el actual mandatario compiló el 64,22 por ciento de los votos, una cifra que, según sus propias declaraciones, espera sobrepasar esta vez.

El primer presidente indígena del país enfrentó un referendo revocatorio en 2008 y salió adelante con el 67,43 por ciento del sufragio, cifras que hablan del nivel de aceptación de sus políticas de gobierno, desde que llegó al Palacio Quemado el 22 de enero de 2006.

Al otrora líder cocalero le basta para reelegirse el 50 por ciento más uno de los votos o sacarle una ventaja de 10 puntos a su oponente mas cercano, de lo contrario será necesario efectuar un balotaje, previsto para el 7 de diciembre venidero.

De ganar los comicios, cumplirá su primera reelección al frente del Estado Plurinacional, la única que establece la Carta Magna y deberá abandonar el Palacio Quemado en 2020.

Morales es visto como el artífice del salto importante en la economía nacional tras nacionalizar los hidrocarburos y varias de las llamadas empresas estratégicas, además de convertir a Bolivia en centro energético de la región.

Más de seis millones de bolivianos, desde el país y el exterior, elegirán este domingo a quien será su presidente para el período 2015-2020, además de 36 senadores cuatro por cada departamentos y 130 diputados.

Además de los observadores internacionales, entre estos una comisión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), están acreditados unos 2.000 nacionales, por primera vez en la historia electoral de la nación andina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>