Bloque Unitario dialogó con Solís


Con la presencia de decenas de representantes de organizaciones sindicales y sociales, integrantes del Bloque Unitario Sindical y Social, BUSSCO, el presidente Luis Guillermo Solís, junto a ministros y ministras se reunieron la tarde de este lunes en el auditorio de ANDE.

El objetivo fundamental del encuentro era hacerle entrega al Presidente Solís de una serie de inquietudes con respecto al criminal modelo neoliberal impuesto en Costa Rica por un sector económico y político, que ha fomentado no solo altos índices de corrupción, saqueo y privatización de la institucionalidad pública, sino que además ha emprendido una fuerte campaña en contra de los derechos humanos elementales, derechos laborales, económicos y sociales del pueblo trabajador y en general de todo el pueblo costarricense.

El Presidente Solís se mostró dispuesto a abrir espacios de diálogo que lleve a acuerdos que, como indica el documento entregado por BUSSCO, “con el fin de construir una sociedad inclusiva,justa, democrática, participativa, solidaria y soberana”.

“Me gusta que planteen sus posisiciones abirta y transparentemente, hasta me gusta que lo hagan con fuerza, golpeando la mesa y con vehemencia, pero también quiero que sepamos ser felxibles y podamos llegar a acuerdos sensatos donde se antemponga el bien general y no solo el de esectores o grupos”, dijo Luis Guillermo Solís.

La posición del Bloque Unitario Sindical y Social, fue presentada por el dirigente de los muelles José Luis Castillo, quien en la presentación del argumentó que BUSSCO es en este momento la instancia de articulación y coordinación más grande y representativa del país (más de 200 mil trabajadores), en la que se integran y convergen organizaciones sindicales y sociales de todo el territorio nacional, con más de dos años de estarnos gestando como producto de un amplio, democrático y participativo proceso de diálogo y concertación inter sindical e inter organizacional.”

Por su parte Luis Chavarría Vega, Secretario General de UNDECA, concluyó el encuentro con Luis Guillermo Solís manifestando que “el Bloque Unitario Sindical y Social tiene claro que su lucha es contra un modelo neoliberal injusto, privatizador, corrupto, antilaboral que genera no solo muerte sino desempleo y miseria por un lado y riqueza ostentosa en una ínfima minoría que no solo tiene el poder económico, sino que además utiliza el poder político para legislar en su beneficio desde gobiernos con los que el pueblo tiene las puertas cerradas e impone la cíncamente llamada “dictadura en democracia”. Eso es lo que queremos cambiar y si su gobierno busca objetivos de justicia y democracia tendrá de aliada a toda esta fuerza social, pero dialogando con transparencia”.

El documento entregado al Presidente Luis Guillermo Solís Rivera es el siguiente:

6 de octubre de 2014

Señor:
Luis Guillermo Solís Rivera
Presidente
República de Costa Rica

Estimado señor Presidente:

El Bloque Unitario Sindical y Social le saluda en este año del BICENTENARIO; en el que conmemoramos la gesta del libertador de la patria y héroe nacional JUAN RAFAEL MORA PORRAS (Juanito Mora). Hoy 6 de octubre, a un día de cumplirse 7 años de aquel maravilloso y sobretodo aleccionador acto de participación ciudadana, realizado el 7 de octubre del 2007, cuando el pueblo se manifestó limpiamente para definir el futuro del TLC, en contraste con los detentadores del poder que actuaron suciamente.

Por los hechos de hace 158 años o por los de hace 7 años o por la situación que está atravesando el país hoy día; consideramos que es el momento más que oportuno para realizar con usted este encuentro por la patria.

EL BLOQUE UNITARIO.
Partiendo de la cantidad y diversidad de organizaciones; el Bloque Unitario Sindical y Social es en este momento la instancia de articulación y coordinación más grande y representativa del país (más de 200 mil trabajadores), en la que se integran y convergen organizaciones sindicales y sociales de todo el territorio nacional. Llevamos aproximadamente 2 años de estarnos gestando como producto de un amplio, democrático y participativo proceso de diálogo y concertación inter sindical e inter organizacional. Es un movimiento diverso por su ubicación, composición y áreas de influencia. Las organizaciones se distribuyen en todo el territorio nacional y tienen presencia y membresía en sectores claves como comunidades, foros nacionales, salud, educación (educadores y estudiantes), energía, telecomunicaciones, puertos, policía, trabajadores judiciales, universitarios, agrícolas, de servicios y de industria. En general, públicos y privados.

LA SITUACIÓN ACTUAL
Desde la administración Monge (1982-1986) con la aplicación del primer PAE, se vienen aplicando medidas neoliberales en Costa Rica con la clara intención de privatizar los principales y estratégicos servicios públicos. A lo largo de las últimas ocho administraciones (5 del PLN y 3 del PUSC), los sectores dominantes internos, copartícipes de las políticas del FMI y el BM han logrado imponer el modelo económico neoliberal que lograron reforzar con el andamiaje legal provisto por la agenda de implementación del TLC y la aprobación de un conjunto de leyes previas como la de Concesión de Obra Pública con Servicio Público. Los efectos de ese modelo se están mostrando con toda su crudeza en nuestro país en contra de las grandes mayorías al tiempo que ha quedado claro en el fondo, que el modelo no ha resuelto nada.

La pobreza exhibe índices alarmantes, la desigualdad aumenta aceleradamente y por ende la exclusión social. La situación lejos de mejorar tiende a empeorar y se recurre al sacrificio de la clase trabajadora para resolver los problemas del déficit y otras deficiencias del modelo capitalista neoliberal. En el caso del empleo la situación no es la mejor, hay un aumento del desempleo que se agravará conforme la crisis financiera internacional se intensifique. Pero de esta situación surgen como ganadores, los que se concentran principalmente en el sector exportador y el financiero, con privilegios casi sin límite.

Mientras que los sectores perdedores se concentran especialmente en el sector campesino o agrícola y la clase trabajadora en general, que cada día que pasa miran más debilitada su situación. A lo largo de estos últimos treinta años se consolidaron grupos de poder que han tenido una influencia desproporcionada en la imposición del modelo y obedecen principalmente al sector exportador y financiero.
Por eso creemos que es necesario construir una red de poder popular que desafíe políticamente la “dictadura” o hegemonía del grupo de poder que nos ha impuesto el modelo neoliberal.

NUESTRO OBJETIVO
Partiendo de lo anterior y de clara imposición y consolidación del Ajuste Estructural y el modelo capitalista neoliberal a lo largo de 30 años, el Bloque Unitario Sindical y Social aprobó como su objetivo estratégico:

“Acumular y articular la fuerza política y social del pueblo con una agenda común de lucha, movilización y resistencia al modelo dominante que nos permita derribarlo con el fin de construir una sociedad inclusiva,justa, democrática, participativa, solidaria y soberana”.

AGENDA NACIONAL
Estimado Señor Presidente; le proponemos construir acuerdos en un proceso de diálogo permanente, franco, transparente y sincero; sobre la siguiente Agenda Nacional:

– Por la definición de una política de salarios reales crecientes.

– Respeto a los derechos laborales, libre sindicalización, negociación colectiva y derecho a huelga.

– Aprobación y ejecución de medidas que detengan el aumento del Costo de Vida.

– Por la defensa de la Seguridad Social (CCSS y Salud Pública).

– Detener el desmantelamiento del país con el mecanismo de las concesiones. Parar las concesiones de obra pública en sectores estratégicos como: Puertos, carreteras, aeropuertos.

– Por el fortalecimiento de la Educación Pública y mayor regulación del Estado de la Educación Privada.

– Fortalecimiento del Modelo eléctrico y de Telecomunicaciones público, solidario y universal.

– Definición de una política tributaria y fiscal, diferenciada y progresiva.

– Por una política transparente de inserción económica internacional que respete la soberanía nacional y con contenido anti-neoliberal.

– Definición de política de fortalecimiento del sector productivo agropecuario nacional para garantizar la soberanía alimentaria.

Sobre esa agenda, no acabada, adelantamos las siguientes posiciones.

Respecto a la educación.
Concebimos a la educación como un derecho humano y democrático para todas y todos; mediante el que podamos apropiarnos de los conocimientos y de la cultura de la humanidad y de la sociedad en la que nos situamos. Lo anterior es un andamiaje que nos permite construir o recrear conocimiento y cultura entre todas las personas integrantes de la sociedad.

La sociedad debe garantizar el libre conocimiento. Por lo tanto, la educación debe plantearse y desarrollarse en función de las necesidades y anhelos de las mayorías y no en función de las necesidades del mercado; imposición que en Costa Rica dicta el Banco Mundial y otros organismos financieros internacionales.

Partimos que la educación debe ser científica, democrática, gratuita, costeada por el estado en todos sus niveles y modalidades, obligatoria, laica, inclusiva, emancipadora, multicultural, en armonía con la naturaleza y que propugne el desarrollo de las fuerzas productivas.

Respecto a Infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria como alternativa a las concesiones.
Queremos una Costa Rica con obras y servicios públicos de infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria acordes con el desarrollo socio económico que nos permita construir una sociedad inclusiva, justa, democrática, participativa, solidaria y soberana. Estas obras y servicios deben ser públicos, modernos, satisfacer la demanda, accesibles a todos, construidos, administrados y operados por el Estado costarricense y con fondos públicos, dado su carácter estratégico para el desarrollo nacional. No privatizados ni concesionados. Los tres sectores deben estar totalmente articulados debido a que forman parte de la cadena logística de transporte, son fundamentales para el desplazamiento humano y el comercio tanto nacional como internacional.

La infraestructura y los servicios portuarios deben ampliarse y modernizarse en Moín y Limón. Se debe permitir la libre y sana competencia y anular el monopolio y exclusividad otorgados a la APMT en un contrato espurio.

En cuando a los aeropuertos queremos una Costa Rica que recupere los aeropuertos Juan Santamaría y de Liberia, actualmente concesionados. En ellos deberá duplicarse su capacidad. Para uso alterno y por estar en la zona de los puertos más importantes del país, se propone la restauración y habitación del aeropuerto de Limón.

Respecto a la Seguridad Social y la Salud Pública.
Defensa de la Caja Costarricense del Seguro Social y acabar con la maldición de que ¡El negocio de la enfermedad terminará matando la salud!

El Seguro Social es una conquista del pueblo costarricense, fundamental para el bienestar y desarrollo social de nuestro país, pero en los últimos años, ha sido blanco sistemático de grupos mediáticos, con el objetivo de confundir, desprestigiar, mancillar y denigrar la institución ante la opinión pública y adueñarse del lucrativo negocio de la enfermedad.

La injerencia política de los gobiernos de turno, a través del representante directo del Poder ejecutivo, como funcionario de mayor jerarquía, las reformas de salud, los privilegios en propiedad intelectual, la apertura de seguros solidarios, la negativa de cumplir con la Constitución y las leyes que garantizan la cobertura universal, así como las crecientes responsabilidades que se le han trasladado sin los recursos correspondientes, entre otros, promueven, de esa manera la privatización y deterioro de los servicios y ha socavado la gestión y sostenibilidad de esta noble institución.

El Bloque Unitario Sindical y Social ha considerado que las propuestas de solución no solamente recaen en las facultades internas o en la esfera política, por lo cual nos hemos dado a la tarea de analizar la problemática, identificando el problema y generando propuestas que permitan mejorar el accionar general de la Institución y enrumbarla hacia los próximos decenios, por lo que apoyamos una agenda unitaria que se entregará a las autoridades institucionales y gubernamentales, en los próximos días.

Respecto a la situación fiscal.
No es cierto que el problema más importante del país sea el déficit fiscal como lo señalan los economistas neoliberales.

El problema más importante en nuestro país son los elevadísimos niveles de desempleo, subempleo e informalidad laboral y la gran desigualdad social que provocan; problemas de los que no escuchamos soluciones de los partidos que hoy están en la Asamblea Legislativa, ni en general de la clase política ni empresarial.

La prensa y los neoliberales repiten constantemente que los salarios de los empleados públicos son los que hacen crecer el déficit fiscal, lo cual es una falacia, es decir un engaño o mentira que se esconde bajo esa afirmación.

Las propuestas que hasta ahora se están planteando apuntan a mantener y profundizar la injusticia tributaria. El impuesto al valor agregado es una medida regresiva que empobrecerá más aún a los sectores desposeídos de la población.

Muchas de las medidas para paliar la situación fiscal constituyen ataques frontales contra derechos adquiridos por los trabajadores tales como pensiones, anualidades y otros componentes del salario que se pretenden eliminar; soslayando que efectivamente hay una situación fiscal provocada producto de 30 años de evasión, elusión, desgravaciones y exoneraciones tributarias a sectores privilegiados financieros y exportadores. Situación que es necesario y urgente revertir.

Respecto a la Reforma Procesal Laboral.
Queremos dejar constancia de que un amplio sector de organizaciones laborales del país, el más grande, no fue consultado sobre el proyecto de ley que luego fue vetado. Menos aún nos han sido consultados los proyectos paralelos presentados recientemente a la corriente legislativa. No estamos de acuerdo en absoluto con las restricciones que se quieren imponer al derecho a la huelga.

En conclusión, Señor Presidente.

Aunque tenemos una posición propositiva y queremos contribuir con el cambio del país que todos y todas anhelamos, no podemos de ninguna manera coincidir en que las trabajadoras y los trabajadores de este país seamos corresponsables de los desaciertos que nos tienen en esta situación actual. Podemos asumir, sobre la base de un diálogo franco, sincero y con claridad de objetivos; una posición de responsabilidad compartida en la búsqueda y aplicación o ejecución de soluciones. Pero no podemos asumir responsabilidad compartida en cuanto a la causa de lo que actualmente está pasando.

Abogamos, tal y como lo indica nuestro objetivo, por el fortalecimiento del Estado frente a las políticas de desmantelamiento por parte de los neoliberales.

Señor Presidente, Usted habló de cambios y de mayor impulso a la participación ciudadana, podemos coadyuvar en los cambios que resulten positivos para el pueblo.

Por eso queremos que tome en cuenta que sin ser sus aliados estratégicos antes; hoy podemos serlo si su apuesta es efectivamente un cambio orientado a derribar el modelo neoliberal que nos han impuesto y recuperar la soberanía y la libertad del pueblo de Costa Rica al igual que lo hizo el héroe nacional Juan Rafael Mora Porras.

Atentamente;

BLOQUE UNITARIO SINDICAL Y SOCIAL COSTARRICENSE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>